En el jardín de las bestias

Foto de William Dodd

El embajador William Dodd. Foto encontrada en : http://www.traces.org/williamdodd.html

‘En el jardín de las bestias’ es un ensayo novelado en el que Erik Larson nos narra cómo vivieron los Dodd su estancia en Berlín, basándose en sus memorias y la documentación que dejaron.

En junio de 1933 William Dodd, profesor de ‘Historia Americana’, es nombrado embajador de los Estados Unidos en Berlín. Hitler había llegado al poder apenas medio año antes.  Dodd había pedido ese puesto como sinecura para tener suficiente tiempo de acabar su obra de varios volúmenes sobre el Sur de los EE.UU. Viajó con su mujer y sus dos hijos, Bill y Marta, y se instaló cerca del parque llamado ‘Tiergarten’ (‘Jardín de los animales’, o ‘Jardín de las bestias’). En los alrededores del parque estaban situadas buena parte de las embajadas, el cuartel general de las S.A., las oficinas de la Gestapo,  el Reichstag y varios ministerios. En Berlín, poco a poco, van descubriendo la verdadera cara del régimen nazi.

Hitler fue nombrado canciller el 30 de enero de 1933, tras una extraña jugada política de Papen, y consolidó su poder tras las elecciones de marzo del mismo año. Gradualmente, el nazismo se impone en Alemania.  En el libro, a través de las memorias de la familia Dodd, (sobre todo las de la hija del embajador), se nos describe este proceso.

Marta Dodd

Marta Dodd. Foto encontrada en: http://www.traces.org/marthadodd.html

Marta tiene una alocada vida nocturna y conoce al ‘todo Berlín’. A Rudolf Diels, primer jefe de la Gestapo, personaje extrañamente majo en una organización que todavía no es tan sanguinaria como lo será en un futuro no muy lejano. A Boris, de la embajada rusa,  probable miembro de la NKVD. A Göring, a quién visitan en una grotesca reunión en su villa de las afueras de Berlín, en la que les intenta mostrar cómo se aparean los uros. Marta incluso conoce a Hitler.

La realidad entra lentamente en la vida de los Dodd. Al principio sólo ven a los nazis como grotescos y curiosos. (Al embajador le urgen para que reclame a Alemania el pago de los préstamos dados por los USA. Marta está encantada con la gente tan maja que conoce de fiesta en fiesta). Pero con el tiempo llegan a asimilar que el maltrato a los judíos, y la persecución de otros enemigos políticos (o de cualquiera no nazi), es algo estructural, no la ocasional obra de exaltados. También viven de cerca la  ‘Noche de los cuchillos largos’.

De hecho su alojamiento da una clave de los tiempos que se vivían. Un rico banquero judío les alquiló los bajos de su casa, calculando que si compartía edificio con el embajador americano, no le iban a asaltar una horda de nazis descontrolados.

Mientras la familia Dodd se escandaliza por la realidad nazi, en los Estados Unidos se preocupan más por recuperar el dinero prestado a los alemanes (que no pueden devolver, entre la Gran Depresión y las reparaciones de guerra). Además, Dodd no está bien visto por sus colegas en Washington ya que vive de su sueldo (no de su fortuna personal, como los demás), y se llevó a Alemania su propio coche particular (un coche familiar, no una limusina).

http://www.hislibris.com/en-el-jardin-de-las-bestias-erik-larson/

http://www.lecturalia.com/comunidad/libro-comentado/69035/58522/en-el-jardin-de-las-bestias

http://www.jotdown.es/2012/08/la-vida-cotidiana-en-la-alemania-nazi-i/

http://www.jotdown.es/2012/08/la-vida-cotidiana-en-la-alemania-nazi-ii/

http://www.jotdown.es/2012/08/la-vida-cotidiana-en-la-alemania-nazi-y-iii/